Alerta vecinos de Aldo Bonzi: La falsa abogada



Mi nombre es María Cristina Grillo de Mármol, y deseo poner en conocimiento de todos los vecinos de Aldo Bonzi, la lamentable experiencia que me tocó vivir al ser engañada por una persona sin escrúpulos que opera impunemente en el barrio, haciéndole creer a todos los vecinos que es abogada, cuando en realidad no posee ni título ni matrícula habilitante en ningún colegio de abogados que le permita ejercer dicha profesión. Se trata de la señorita Stella Maris Figueredo.

Allá por el año 2006 al fallecer primero mi hija y al poco tiempo mi esposo, Carlos Alberto Marmol, recurro a esta persona convencida de que la misma era abogada (pues así se presenta ella ante la sociedad) Por mi trabajo de pedicura atendía periódicamente en su casa, a ella y a sus padres. En medio del infinito dolor por el que estaba atravesando a causa de la perdida de mi hija y de mi esposo, confío en ella para realizar todas las gestiones legales necesarias (sucesiones, cobro de seguro de vida, etc.)

Lo primero que llama mi atención fue la importante suma de dinero que retuvo para sí, al momento de percibir junto al resto de los herederos el seguro de vida de mi esposo. Su argumento en ese entonces era que “lo hacía en ese momento porque quizás, al finalizar el trámite sucesorio, los herederos no cuenten con el dinero para abonar sus honorarios”.

Se aprovechó no solo de mi vulnerabilidad, sino también de la de mi familia. Innumerables pedidos de entrega de dinero para afrontar gastos de una sucesión que no avanzaba.

A mediados del año 2012 me contacto, por otro asunto, con una verdadera abogada, y al paso le planteo esta situación. Dicha profesional me acompaña al Juzgado a revisar el expediente, que supuestamente estaba tramitando, y oh casualidad!! el mismo se encontraba ARCHIVADO.

Previo a esto, me comunico con esta persona (la supuesta abogada) para pedirle una explicación del por qué no terminaba el trabajo… y tan astuta fue que se presentó en el Juzgado a desarchivar la causa. Con fecha 4 de Julio de 2013 presento el escrito junto con mi nueva abogada y cuya copia obra en mi poder, solicitando el desarchivo. Internamente en el Juzgado se entrecruzan ambos escritos y lo cierto es que cuando el expediente vuelve a letra, es decir, al casillero, me encuentro que mi escrito no estaba agregado al expediente. Solo estaba agregado el que había presentado esta persona.

Entonces se apresura y solicita mediante escrito con firma FALSIFICADA de mi yerno, quien es parte en la sucesión (en representación de sus hijos menores de edad), la inscripción del Inmueble integrante del acervo sucesorio. Y aquí surge el agravante de tremendo accionar de Stella Maris Figueredo, pues se atreve a falsificar una firma cuando en el expediente son herederos también mis dos nietos menores de edad, y por lo cual interviene la asesoría de menores e incapaces.

Cuando me presento en el Juzgado a tomar vista del expediente me encuentro con tremenda situación, observando que había falsificado firmas en otros escritos y obviamente tomando conocimiento de quien era el abogado que tramitaba mi causa. Se trata del Dr. Sergio Bevilacqua, Tomo II, Folio 456, CALM, a quien no conozco y con quien nunca hablé siquiera por teléfono.

Llena de bronca ante la situación que estaba atravesando, la llamé por teléfono y ante mi planteo solo recibí de su parte respuestas tales como: ¿y a vos qué te perjudica que hayamos hecho las firmas? O ¿Qué importa si soy abogada o no?

La señorita Stella Maris Figueredo NO ES ABOGADA!!! No se encuentra matriculada en el Colegio de Abogados de La Matanza ni en ningún otro colegio departamental. Tampoco esta matriculada en el Colegio de Abogados de la Capital Federal. No figura en la lista de egresados de ninguna universidad.

Por lo expuesto, me presento en el expediente sucesorio revocando el patrocinio letrado del Dr. Sergio Bevilacqua y asumo nuevo patrocinio solicitando la RESERVA DEL EXPEDIENTE por temor a que esta persona y su cómplice realicen algún acto que pueda terminar perjudicando a mi persona, a mi familia y/o mis bienes, teniendo en cuenta que en el mismo se encuentran glosados documentación de las partes, y temiendo de que si fueron capaces de actuar como lo hicieron, pueden ser capaces de peores cosas, como hacer desaparecer el expediente.

Con las pruebas reunidas efectué la correspondiente denuncia ante el Colegio de Abogados de La Matanza y ante la Justicia Penal, Fiscalía General Departamental, cuyo número de expediente es 33615-13.

Espero que mi denuncia contribuya a que otras personas no caigan en manos de esta inescrupulosa y de su cómplice.

María Cristina Grillo
D.N.I nº 11.989.186

Escrito por María Cristina Grillo